≡ Menu

Mitos de bolivia

 

Niño lluvia – mito ayoreo Bolivia. Érase un hombre que encontró a un niño pequeño pero el no sabía que era un niño lluvia un día fueron a buscar miel y el hombre le dijo al niño: yo tengo sed entonces el niño, que tenía el cabello largo, lo exprimió en un mate y le salio agua con Tarope encima, luego mandó al niño a buscar una raíz de Cipói y que la exprimiera en un mate, mientras él espiaba y cuando el niño dijo: Ya está lista el agua, el hombre vio cuando la exprimió de su cabello, vio que el agua tenía Tarope encima, estaba con pena el señor, pues se dio cuenta que el niño no era gente, ahí supo que estaba andando con Geibí, un Niño lluvia, se fueron juntos al campamento donde vivía el hombre y al otro día el hombre regresó al monte solo, sin el niño y se olvidó de contarle a los otros niños del campamento que este niño era delicado y que no jugaran con él y “estoy con pena, me olvidé de decirles a todos que este niño no es gente” pensaba, los niños del campamento se pusieron a jugar patadas con el niño lluvia y lo han pateado, entonces vieron como le salían relámpagos debajo de sus brazos al patearlo, igual lo pateaban y salían relámpagos y llovió después de eso, entonces Gibí hizo una casita, llamó a los niños que no lo molestaron y allí los metió, y los que lo molestaron, los botó afuera, se murieron en las ranas que siempre que llueve gritan después de la lluvia, entonces todos supieron que Geibí era un niño lluvia y nunca más volvieron a saber de esos niños que molestaron al niño lluvia.

{ 0 comments… add one }

Deja tu comentario

Next post:

Previous post: