Mitos cortos

Mito de rapunzel

Hace mucho tiempo, un esposo y una esposa vivían felizmente en una casa de campo en el borde de un bosque. Pero un día la esposa cayó enferma. Ella no podía comer nada y se puso muy delgada. La única cosa que podría curarla, era una hierba extraña llamada Rapunzel, que crecía en el hermoso jardín que estaba al lado de su casa. Este jardín le pertenecía a una bruja malvada, que lo utiliza para cultivar hierbas para sus hechizos.
El marido fue al jardín para robar la hierba, pero la bruja lo alcanzó, y después de una larga charla entre el padre y la bruja, esta accede a darle la hierba a su esposa pero con la única condición de que le entreguen a su primer hijo. El padre acepta la condición pero en realidad no tenía la intención de darle a su primer hijo, por lo tanto ellos deciden mudarse a otro pueblo con el fin de que la bruja no los encuentre.
Un año más tarde, una niña nació la cual era la primera hija de los esposos y que decidieron llamar Rapunzel, pero de repente todo se nublo y la bruja pareció delante de ellos intentando llevarse a la niña. Ante la oposición de los padres la bruja decide echarle una maldición y encerrarla en una enorme torre donde pasaría el resto de sus días sola y sin que nadie la pudiera salvar.
Rapunzel creció sin conocer a sus padres verdaderos y cada día se sentaba en su ventana a ver el mundo exterior, aquel mundo al cual ella no puede llegar, la bruja vino a verla con alimentos frescos. Cuando de pronto apareció un príncipe el cual estaba dispuesto a rescatarla y cuando lo logro los dos se casaron y vivieron en el palacio del rey.