El mito del lobizon

Desde tiempos muy antiguos se dice que el lobizón existe como una realidad, también se cuenta que es una maldición que transforma en hombre lobo al séptimo hijo varón de cada familia. Para poder curar al niño de este mal, s debe bautizar al mismo con el nombre de Benito, o bien bautizarlo en siete iglesias distintas. Otra característica del lobizón es que solo se transforma en los días de luna llena, sobretodo los martes y viernes. La maldición puede ser contagiada a otras personas, pero contrario a lo que se piensa, no es la mordida la que lo transmite, sino que el lobizón pase entre medio de las piernas de su víctima.